¿Te llamamos nosotros?
Solicitar llamada

902 101 648

Sociedades inactivas, costes de mantenimiento.

Entendemos por sociedad inactiva cuando cesamos la actividad económica en una sociedad y no procedemos a su disolución, esperando que sea reactivada en un futuro.
Pero esa sociedad inactiva, sigue teniendo una serie de obligaciones fiscales y mercantiles.
Inactivar una sociedad es un proceso simple y sin coste en contraposición a la liquidación y disolución de la sociedad en donde hay una serie de trámites y costes añadidos tributarios y de gestión. Esta diferencia es la que hace que se opte más por dejar inactiva la sociedad en lugar de disolverla.
Una vez que se ha declarado una sociedad inactiva, a partir de la fecha de cese de la actividad, no se puede emitir factura y las facturas de gastos recibidas no serán deducibles, de tal forma que no tendremos que presentar las declaraciones trimestrales del IVA ni el correspondiente resumen anual.
El Administrador de la sociedad inactiva, podría darse de baja del RETA si no realiza otra actividad, lo cual es una ventaja en situaciones de coyuntura económica. Pero eso no significa que deje de tener responsabilidad frente a la sociedad.
La sociedad, aun inactiva, mientras no se disuelva, sigue existiendo y por tanto debe cumplir las obligaciones fiscales y mercantiles pertinentes:

      ► Llevar la contabilidad.
      ► Depósito de cuentas y Libros Contables en Registro Mercantil
      ► Presentar el Impuesto de Sociedades anual .

Por tanto , mantener una empresa inactiva lleva una serie de costes asociados, tanto administrativos como económicos, por ello hay que valorar si interesa estar en esta situación durante mucho tiempo.
En el caso de sociedades mercantiles, si la inactividad se prolonga durante más de un año, hecho considerado como una causa legal de disolución, el administrador responderá solidariamente de cualquier obligación social posterior si en los dos meses siguientes a este plazo no convoca la junta general para que adopte el acuerdo de disolución o si este es contrario a la disolución no solicita la disolución judicial.